Argentina: una apuesta bastante osada

Argentina es uno de los países con más jugadores aficionados a la ruleta que existen en el mundo. Allí, son comunes los amigos que van al casino día tras día, y la gente que sale del trabajo y concurre ávidamente a la sala para jugar unas fichas a la suerte.

Apuesta

Lo cierto es que meses atrás, más precisamente en el mes de abril, tuvo lugar una apuesta por demás curiosa en un reconocido de Puerto Madero. Una mujer, que no tenía más dinero para apostar, tuvo un pálpito: que saldría el 7. Y, entonces, no se le ocurrió mejor idea que sugerirle al crupier algo novedoso e inédito: “Me apuesto a mí misma, usted ponga el precio y si gano, me pagará en consecuencia”.

Lo cierto es que el crupier, por razones obvias, no pudo aceptar la propuesta, pero un señor de la mesa le ofreció una ficha para que la señora, rubia por cierto, pueda apostar. El número que salió esa vuelta fue el 7 y la rubia se fue, quien sabe a donde, con el señor que le había prestado una ficha.